"Parque Carabobo", fotografía de Carlos Adampol Galindo, utilizada bajo licencia CC BY-SA 2.0

se me perdió un país

se me perdió un país

lo he buscado debajo de las piedras
que arrojan los niños a la policía
en los cajones y en la cesta de la ropa sucia
que no se lava frente a los extraños

me arrodillé en la calle a tantear el asfalto
buscando mi país perdido
nadie me ayudó
la gente que pasaba de prisa
pensaba que era una indigente

acaso lo sea
acaso no tener un país sea lo mismo
que no tener hogar
no tener tierra bajo los pies
no tener nombre

se me cayó del bolsillo mi país
cuando buscaba las llaves
lo perdí para siempre
por mucho que publique carteles diciendo
perdí mi país
era hermoso, lleno de colores y pájaros
dolía como nunca me ha dolido otra cosa
y yo lo amaba
si lo ve, por favor llámeme a este número
pago recompensa

nadie recoge del suelo un país ajeno para devolverlo
un país roto y sucio que no reconoce
que no es suyo

acabará en la basura mientras yo
sigo deambulando por las calles
pensando en mi país perdido.

Imagen destacada: «Parque Carabobo«, fotografía de Carlos Adampol Galindo, utilizada bajo licencia CC BY-SA 2.0

Compartir es querer:

One Reply to “se me perdió un país”

  1. «nadie recoge del suelo un país ajeno para devolverlo
    un país roto y sucio que no reconoce
    que no es suyo»

    Versos puntuales para esa sensación de «sálvenlo» que perennemente sentimos, para ese ruego que ya no sabemos a quién se dirige. Me recordó a «Del país de la pena» de Hanni.
    Al final, todos somos pena y luego el soportar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *